TECNOLOGÍA

Contribuimos a mejorar la calidad de vida, la interacción psicosocial, rehabilitación cognitiva, conciencia de enfermedad, apego al tratamiento y prevención de recaídas

Tecnología

Grupo Punto de Partida tiene un compromiso con la tecnología y realiza una búsqueda continua a nivel mundial de las herramientas más avanzadas para mejorar el tratamiento.

Implantes de Pellet Naltrexona y contra abuso de alcohol

Los implantes contienen altas concentraciones de fármacos como naltrexona y que se liberan gradualmente en el organismo. De tal manera, el paciente no tiene que recordar que debe tomar la tableta diaria siendo también un alivio para los miembros de la familia, ya no tienen que preocuparse y pensar si el paciente ha deglutido la tableta o la ha escupido.

Se les aconseja a los pacientes usar la protección de implantes por un mínimo de 12 meses después de ser dados de alta ya que las reimplantaciones son posibles un número ilimitado de veces porque no es posible desarrollar dependencia física a la naltrexona.

La naltrexona es una de las formas de tratamiento farmacológico para la dependencia a opiáceos, alcohol, psicoestimulantes y ludopatía porque al bloquear los receptores opioides no producirá ningún efecto y el sujeto no sentirá ninguna satisfacción o bien por otro lado, pueden producirse reacciones muy desagradables y peligrosas.

Para el alcoholismo, contamos con la alternativa farmacológica que al interferir con el metabolismo del alcohol inhibiendo la acción de la aldehidodeshidrogenasa haciendo que al acumularse el acetaldehido provoque una reacción aversiva lo que ayuda a reforzar la voluntad de dejar de consumir alcohol. Este fármaco se emplea comunmente por vía oral, con la principal limitación de abandono de tratamiento y el autoengaño respecto a la ingesta. La formulación de liberación sostenida, favorece el cese de consumo al mantener niveles sanguíneos terapéuticos adecuados sin efectos locales. Esto apoya al tratamiento biopsicosocial, aumentando el nivel de adherencia al tratamiento y disminuyendo las recaídas posttratamiento.

Medicina Personalizada y exámenes farmacogenómicos

La medicina personalizada es una práctica emergente de la medicina que utiliza el perfil genético de un individuo para guiar las decisiones tomadas en relación con la prevención, diagnóstico y tratamiento de la enfermedad. El conocimiento del perfil genético de un paciente puede ayudar a los médicos a seleccionar la medicina o la terapia adecuada así como administrar la dosis o el régimen adecuados. También permite la posibilidad en algunos casos de escoger el medicamento correcto, en la dosis específica, para la persona adecuada, en lugar del actual enfoque de la “talla única” en la terapia médica.

La farmacogenómica es una rama de la farmacologia, que utiliza la información genética (ADN) y datos de la secuencia de aminacidos para aplicarlos al desarrollo de fármacos y nuevas pruebas clinicas. Una aplicacion importante de la farmacogenómica es correlacionar las variaciones geneticas individuales con la respuesta a medicamentos y por otro lado, identificar si esta diferencia en la secuencia del ADN ¿tendrá una influencia positiva en la respuesta a un medicamento (efecto terapéutico esperado) o negativa (falta de efecto terapéutico) o podrá predecir un efecto secundario de ese farmaco?

Además en Grupo Punto de Partida personalizamos el tipo de psicoterapia individual, grupal y familiar así como de consejería y de talleres psicoeducativos para realizar “un traje hecho a la medida” de las necesidades de nuestros pacientes y sus familias.

Encefalografía

El electroencefalograma es una técnica de evaluación del funcionamiento del sistema nervioso a través del registro de la actividad eléctrica del encéfalo, concretamente de la corteza cerebral.

Las mediciones pueden hacerse durante la vigilia o el sueño, según el objetivo con el que se haga la prueba. A través de los electrodos el sistema de medición capta la emisión de ondas cerebrales y su ritmo, forma, duración y frecuencia de emisión.

Las ondas captadas pueden ser alfa, beta, theta y delta. Cada una hará que el electroencefalógrafo dibuje uno u otro patrón de frecuencias de onda.

Las ondas alfa aparecen en momentos de relajación o ante tareas que no nos requieren concentración o esfuerzo. Las ondas beta suelen reflejar la realización de un esfuerzo mental intenso y también apareciendo mientras estamos despiertos o bien durante el sueño REM. Las ondas theta se observan al igual que las alfa cuando estamos relajados, pero en este caso son más frecuentes en momentos en que además de relajados estamos somnolientos, siendo el tipo de onda más predominante durante la fase dos del sueño no REM. Por último, las ondas delta son las que se vinculan al sueño profundo, siendo las que tradicionalmente se han vinculado al descanso y reparación de los tejidos nerviosos.

A través del encefalograma se puede medir tanto el patrón de funcionamiento general del cerebro como las diferencias entre unas zonas con otras, a través del análisis de las diferencias de voltaje entre diferentes áreas. Sirve además, para poder explorar cómo funciona nuestro encéfalo y cómo reacciona ante estímulos o actividades concretas. También permite evaluar si hay grandes diferencias entre la activación de una zona concreta y otras, permitiéndonos detectar si el cerebro tiene un funcionamiento durante el curso de los trastornos neuropsiquiátricos como epilepsia, demencia, encefalopatías, intoxicación por sustancias psicoactivas, insomnio, entre otros.

La aplicación de un electroencefalograma no suele producir problemas en aquellos en los que se realiza, siendo una técnica no invasiva que no presenta contraindicaciones en la mayoría de la población, ni siquiera en embarazadas.

Ketamina / Esketamina

Originalmente fue empleado como anestésico demostrando un adecuado nivel de seguridad ya que no incide sobre el sistema respiratorio, ni la capacidad de deglución y que produce leve  estimulación del sistema cardiovascular, por lo que debe tenerse sólo una mayor precaución en personas que  padezcan hipertensión arterial. Como anestésico, cayó en desuso por los efectos secundarios que tenía sobre el sistema nervioso consistentes en efectos alucinatorios y modificación transitoria de la conciencia. Estos efectos psicoactivos secundarios son mínimos con  las dosis empleadas en el tratamiento de la depresión resistente, resaltando que dicha dosis no puede desarrollar abuso ni dependencia a la ketamina.

La diferencia más relevante entre la ketamina y los antidepresivos clásicos en el  tratamiento de la depresión resistente, es la eficacia. La evidencia científica muestra que en aquellas  personas que no experimentan un alivio sintomático después de pasar por dos ciclos diferentes  de antidepresivos, casi la mitad de estos pacientes pueden mejorar significativamente tras una  única administración de ketamina. Haciendo el tratamiento con ketamina uno de los más efectivos para la depresión mayor o crónica.   Otra diferencia relevante es la rapidez con la que la ketamina ejerce su efecto antidepresivo.  Mientras que los fármacos convencionales tardan entre dos y seis semanas en hacer efecto, un  estudio de metaanálisis demostró que el 36% de pacientes mejoró significativamente  antes de las 24 horas, un 41% a las 24 horas y un 48% entre los 2 y los 7 días después de una  única perfusión de ketamina. Esto es un factor clave especialmente en aquellas personas que  padecen riesgo de suicidio, ya que la rapidez para diluir pensamientos suicidas puede evitar  acontecimientos fatales.

Los efectos secundarios más comunes son mareo, distorsiones en la sensación del propio cuerpo  (como una ligera sensación de flotabilidad) o distorsiones en la percepción visual de estímulos  externos. Algunas personas pueden conectar con aspectos significativos de su proceso  terapéutico. Por esta razón, no se considera que estos efectos  psicológicos deban evitarse, si no todo lo contrario. Con el fin de promover un estado de  introspección que favorezca la conexión con el proceso terapéutico, el paciente se recostará en  un cómodo sillón, pudiendo hacer uso de un antifaz y escuchar música de su agrado.

El paciente permanecerá monitorizado y bajo observación médica durante los 40 a 60 minutos que  dure la administración de ketamina, pudiéndose interrumpir el tratamiento en el momento que el paciente lo  desee. Es posible que sea necesario un periodo de descanso posterior hasta que la persona  esté en perfectas condiciones para abandonar la clínica. El tiempo estimado para realizar el  tratamiento completo no suele exceder la hora y media, tratándose siempre de un régimen  ambulatorio. 

Estimulación Magnética Transcraneal

Es un procedimiento no invasivo que utiliza campos magnéticos para estimular las células nerviosas en el cerebro con el fin de modificar la relación de actividad tanto al interior de las neuronas como la conectividad entre sí. El tratamiento consiste en la emisión de pulsos magnéticos repetitivos, por lo que recibe el nombre de estimulación magnética transcraneal repetitiva o EMTr.

La estimulación magnética transcraneal suele emplearse cuando los demás tratamientos para trastornos mentales no han resultado efectivos o bien para lograr procesos rehabilitatorios cognitivos a través de la neuromodulación.

Durante una sesión de tratamiento, se coloca una bobina electromagnética sobre el cuero cabelludo del paciente, durante unos 30 minutos en promedio. La misma emite pulsos magnéticos sin causar dolor, los cuales estimulan las células nerviosas de manera inhibitoria u excitativa (neuromodulación), la cual controla una actividad determinada (por ejemplo se puede activar procesos neuroquímicos en pacientes con depresión, trastornos del espectro autista, Parkinson, esclerosis múltiple y diversas patologías del sistema periférico del paciente) y podemos inhibir dicha actividad neuronal en pacientes con ansiedad, adicciones, trastorno obsesivo compulsivo, entre otros.

La EMT repetitiva es una forma no invasiva de estimulación cerebral que se emplea para la depresión. A diferencia de la estimulación del nervio vago o la estimulación cerebral profunda, la EMTr no requiere cirugía o implante de electrodos. Y, a diferencia de la terapia electroconvulsiva (TEC), la EMTr no causa convulsiones ni requiere sedación con anestesia. En general, la EMTr se considera segura y es bien tolerada. Está contraindicada en personas con antecedente de cursar con epilepsia y en aquellos que les han colocado algún dispositivo o implantes metálico como  espirales y pinzas para aneurisma, stents, estimuladores implantados, implante de nervio vago o estimulador cerebral profundo, dispositivos eléctricos implantados, como marcapasos o bombas de medicación, electrodos para monitorear la actividad cerebral, implantes cocleares para la audición, fragmentos de bala o cualquier otro dispositivo u objeto metálico que esté implantado en el cuerpo.

Estimulación Cognitiva y Rehabilitación Neuropsicológica

Son todas aquellas actividades dirigidas a mejorar y restablecer el funcionamiento más alto posible del rendimiento cognitivo general o alguno de sus procesos y componentes (atención, memoria, lenguaje, funciones ejecutivas, cálculo, entre otros) en pacientes con algún tipo de lesión en el sistema nervioso central  secundario  a  cursar con algún trastorno neuropsiquiátrico; en  los  ámbitos  físico,  psicológico  y  de  adaptación  social.

La rehabilitación neuropsicológica permite reducir las alteraciones cognitivas y conductuales, manejar estas dificultades y minimizar su impacto en la vida cotidiana. Las metas del proceso de rehabilitación neuropsicológica son reducir las consecuencias de las deficiencias cognitivas en la vida diaria y disminuir el nivel en que estas deficiencias impiden el funcionamiento adecuado del individuo en su entorno social. Dichas metas son alcanzadas a través de la restauración de las funciones alteradas, interviniendo directamente sobre ellas con el fin de que alcancen un rendimiento lo más normalizado posible o bien con la compensación de las funciones, dirigida a facilitar la rehabilitación de  actividades funcionales, mediante estrategias alternativas o ayudas externas que reduzcan la necesidad de requisitos cognitivos y por medio de sustitución de la función, dirigida a mejorar el rendimiento de la función alterada a través de la utilización y optimización de los sistemas cognitivos conservados.

Si bien el cerebro es capaz, espontáneamente, de poner en marcha los procesos neuroplásticos,  esta recuperación espontánea tiene sus límites por lo que, desde el exterior, puede ser posible estimular y modular estos procesos. Existe una variada gama de agentes que pueden modificar, de alguna manera, los procesos de neuroplasticidad, como los factores neurotróficos,  los  relacionados  con el soporte metabólico y los factores de tipo ambiental. La neuroplasticidad es considerada el fundamento biológico en el que se sustenta la rehabilitación de funciones cognitivas perdidas causadas por un trastorno neuropsiquiátrico o una lesión cerebral. El entrenamiento o la estimulación de la actividad sirven para la creación de nuevas vías de funcionamiento en el cerebro dañado, ya que la experiencia y el aprendizaje modifican y posibilitan la aparición de nuevas sinapsis en el cerebro. Esta plasticidad cerebral  permite una reestructuración  funcional  del  sistema dañado y de otras áreas no afectadas por la lesión, de modo que éstas puedan asumir parcialmente tales funciones.

¿Necesitas ayuda?